Calabazas

La calabaza es el fruto en baya de la calabacera y pertenece a la familia de las Cucurbitáceas. Esta familia comprende unas 850 especies de plantas, en su mayoría herbácea, trepadora o rastrera, que producen frutos grandes y protegidos por una corteza firme. Algunas frutas como la sandía y el melón, junto con hortalizas tan comunes como el pepino o el calabacín, pertenecen a esta misma familia.

Aunque algunas fuentes afirman que su origen está en América, parece ser que la calabaza es una hortaliza originaria de Asia Meridional. Numerosos autores antiguos citan a la calabaza en sus escritos y se sabe que su cultivo ya se producía entre los hebreos y egipcios.

En un principio, la calabaza se cultivaba para el aprovechamiento de sus semillas más que para ser consumida como hortaliza. Pero esta costumbre fue desapareciendo a medida que surgieron variedades con más pulpa y sabor más afrutado.

Su consumo se extendió desde Asia hasta América Central y, a partir de allí, llegó tanto al sur como al norte de este continente. Sin embargo, no fue hasta el siglo XV cuando los españoles introdujeron la calabaza en Europa, donde se propagó en mayor medida por los países de clima más cálido.

La calabaza es muy apreciada en la cocina por que se puede consumir tanto en cremas, ensaladas, asadas, acompañando a otras verduras, etc…

Sus propiedades

– Es ideal para los diabéticos, ya que regula el azúcar en sangre.

– También tiene propiedades diuréticas, con lo cual es beneficiosa en caso de retención de líquidos. Sus propiedades depurativas además nos ayudan a limpiar nuestro cuerpo y a mejorar los problemas intestinales.

– Los betacarotenos que contiene (los elementos que le proporcionan su característico color naranja) han demostrado ser muy importantes en la prevención del cáncer de pulmón, colon, próstata, estómago y útero.

– También limpia los pulmones y los bronquios y su alto contenido en antioxidantes nos ayuda a aumentar nuestras defensas

– Por su alto contenido en fibra resulta un alimento muy saciante, por lo que es un alimento muy aconsejable en las dietas de adelgazamiento, y además se ha demostrado que disminuye la ansiedad por el dulce en personas adictas al azúcar.

– Por otra parte, la pulpa de la calabaza tiene un alto contenido en mucílagos, una sustancia que posee una acción suavizante y protectora de la mucosa del estómago. Por ello, está indicado en casos de acidez de estómago, digestiones difíciles o gastritis, ya que calma la irritación y el dolor de estómago.

Composición por 100 gramos de porción comestible
Energía (Kcal) 27,3
Agua (ml) 91
Hidratos carbono (g) 5,4
Fibra (g) 1,5
Potasio (mg) 233
Magnesio (mg) 13
Calcio (mg) 27
Vitamina A (mcg de Eq. de retinol) 75
Folatos (mcg) 25
Vitamina C (mg) 14

Espero que con este artículo os entren ganas de consumir calabazas.

www.frutaselecta.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Debido a la situación de excepción en la que nos encontramos con el coronavirus, nos vemos en la responsabilidad de no dar servicio a domicilio